Clavijas Plateadas – Marcelo Berbel, poeta y canta-autor neuquino.

Abel Almirón moldea acero y otros metales. Agachadito en su banco martillo dale que dale y el tac, tac llena el taller invitándole a que cante con música de cinceles sobre la forma brillante y como es un creador en las manos le anda el arte.
Usa el oro, muy poquito. Prefiere mas bien el cobre porque se siente artesano para criollos, mas bien pobres, y estima que es algo bueno modelar cosas de noche solitario con la idea robarte a la luna un broche y hasta forjar una estrella que desde un sueño alumbre.

Esto que voy a decirle tiene que ver, según creo, con una vieja guitarra que heredé desde mi abuela. Pues se trata de templar y como el templa el acero haciendo flexibles hojas de algún pedazo de fierro no es muy raro que yo acuda a su oficio de platero.

Para una labor quisiera por una cuestión del alma dejale un metal añejo que fue el mango de una daga que una vez tuvo iniciales grabadas sobre la plata. Apelo a su buen oficio y le pido esta gauchada: a ver si pudiera hacerle clavijas a mi guitarra.

Y asi cuando afine yo mi encordada en soledad por las clavijas plateadas tal vez me vuelva a encontrar con el canto de mi padre y de mi abuelo ademas con las mismas iniciales de los dos, y hasta quizá por la plata de la daga yo mismo me pueda hallar.

Abel Almirón modela acero y otros metales. Si le encargan un trabajo muy a conciencia que lo hace aunque ignore los por qué no le importa, aun si lo sabe, mas yo deseo que el conozca el motivo de mi encargue: quiero templando encontrarme con mi abuelo y con mi padre.

Fb Abel y Berbel

Deja un comentario